Septiembre…

Aaron Jasinski

Estoy acostada sobre mi cama. A un lado de la almohada, hay una pila de ropa limpia, la dejé ahí para disfrutar de su olor.

Y quedo maravillada al recordar que pronto al pasar por debajo de ramas bajas de los árboles iluminados por ese sol de finales de verano, se sentirá más como una bendición cuando la brisa fresca revolotee a tu alrededor.

Y pienso también en la cantidad de nostalgia que puede haber en la nueva vida que nos toca vivir.

Porque sientes que algo cambió, y recuerdas algo de ese pasado que ya empieza a estar borroso y  ya se vuelve innombrable, como si fuese una sombra en la oscuridad.

Pero está ahí…

Y es difícil, sin embargo, alejarte de él.

Y eso es todo lo que sé.

Supongo que lo que queda de septiembre… va a ser bueno.

reality

 

Un día, te encuentras con una persona. Se gustan e inmediatamente pasan de extraños, a otra cosa. Tal vez se volvieron a encontrar muchas veces. Y compartieron algo. Entonces… un día, uno de los dos, o quizá ambos -aunque rara vez ambos- decide que ya no quiere compartir nada juntos.

Y puff…

Tú te vuelves más extraña. De alguna manera más extraña de lo que eras antes del encuentro.

Y siguen viviendo… durante meses o años… y ambos tienen vidas paralelas que nunca más se cruzan. Y cuando menos te lo esperas, encuentras lo que buscabas en un hombre con el que te topas por la calle…

Y ves sorprendida lo que alguna vez fue un desconocido. No lo reconoces bien, te sientes confundida -porque tú todavía no sabes que es él-  Tú acabas de sentir lo suficiente, como para mirarlo de nuevo. Y tu conciencia se arrastra alrededor de los bordes de tu mente. Entonces… ves al sol que juguetea entre sus cabellos. Y eso es todo lo que necesitas, un rayo del sol iluminándote la vida.

Quedan de frente. Mudos. Ahora ambos ya saben que están en un tiempo prestado, en un tiempo  que sólo ha durado tanto como una mañana soleada. Pero tú has aprendido mucho de este hombre que piensas que-nunca-te-amó. Mientras que él jura que vuelve con-la-intención-de-volver-a-amarte.

Él no sabe que para ti, él ya es un extraño. Tú lo sabes. Aquí está un hombre que decidió que no quería saberte más. Finges que no lo reconoces. Y te vas.

Te preguntas, mientras huyes, si él te ha visto cómo eres ahora. Tal vez no. Porque su sombrero era grande y sus gafas de sol oscuras. Parece que el sol ahora le molesta.

¿Cómo podemos hacer tan totalmente extraño a una persona?

¿Cómo podemos pretender que no nos conocemos por completo?

Te escapas. Te sientes un poco asustada, un poco dolida y un poco avergonzada, pensando que eso no era muy valiente… …

(Sinceramente no sé cómo demonios estaba…)

 

gato viendo la lluvia

Hay días en que lo que más disfruto, puede ser algo tan simple como el sonido de la lluvia…

Me gusta ver a la gente corriendo para protegerse, con el rostro iluminado por una sonrisa buscando un mejor lugar para guarecerse. Me impresionan esas imágenes, porque son como una sonrisa en movimiento…

Estoy sentada ante la ventana, mirando cómo la suave lluvia cae, de manera constante… y sorprendente en su descenso, veo cómo las gotas ocasionales de aferran al cristal, alargando la despedida momentánea.

¿Cómo es que algunas gotas cuelgan boca abajo como si fuesen bolas de cristal?… Se quedan fijas… diciéndome nada del futuro y todo del pasado.

La gente, la lluvia, el sonido y mi asombro me hacen creer cada día más en la humanidad y en la divinidad de esas cosas cotidianas.

 

EVOL

Ahora vivo de nuevo sola. En una casa que me parece enorme. En un pequeño mundo, un poco al sur. Y me encanta. Me encanta todo sobre ella. Disfruto mucho caminar hacia un lado de mi habitación, justo en el momento en que el viento está cruzando el viejo balcón, por encima del suelo, por encima de mí, con su lento y suave murmullo -como suave movimiento que me hace sentir como si estuviera viviendo la vida en miniatura- como si fuera una pequeña pieza en un conjunto de nubes de gran tamaño.

A veces se siente muy bien sentirse tan pequeña…

Estoy agradecida por la gracia de estar a solas. Agradecida por las noches tranquilas, por la forma en que el aire se enfría después de la puesta de sol.  Por los intentos de la lluvia del verano suave que nos han abandonado desde hace mucho tiempo y por el olor del agua en la tierra y pavimento que llevo en la memoria. También por lo fugaz que es la humedad… por lo fugaz que es el verano y por la rapidez con que el tiempo se mueve.

Y sin embargo… todas estas cosas me aterrorizan, también.

Como la rapidez con el que el tiempo se está moviendo -y con qué rapidez este momento está pasando- que no puedo utilizar el poco aliento que tengo para también maldecir y dejar de contenerme, cuando las cosas salen mal.

A veces pienso que la razón por la que empecé este blog, hace tanto tiempo fue porque quería escribir una carta de amor. Para poner en pausa al movimiento de las cosas que se movían demasiado rápido. Empecé a escribir este blog como una carta de amor a la vida que quería llevar. A la persona que quería ser. Como una manera de verme a mí misma, como yo estaba en ese momento… pero ese momento se detuvo. Miraba constantemente las cosas que alguna vez recordaba de mí misma, que a menudo, tenía que buscar dentro de mí y volver a mirar todo con nuevos ojos, con ojos más suaves…

Y en algún punto del camino me olvidé de buscar…

En algún punto del camino se me olvidó que ésta iba a ser una carta de amor a la vida tal como es… y fue entonces que el silencio me fue ganando.

Pero esta vez,  no voy a parar…

Volveré a buscar dentro de mí, las memorias olvidadas. Pero, si acaso alguna vez vuelvo al silencio… si lo que digo les parece aburrido y sobrio… si hay demasiadas palabras o si no hay suficiente de mí… no olviden que esto es una carta de amor y una segunda mirada…  Les pido comprensión si acaso una callada ausencia aparece… porque a veces, el silencio tiene su propio encanto… a veces…  el silencio es una carta de amor a sí mismo.

perdon

Siento mucho haber estado ausente por mucho tiempo. Pero aún intento encontrar una rutina en la que pueda combinar el  asunto ese de quedarme sin trabajo, volver de nuevo a mi viejo hábitat, y esconderme en mi viejo caparazón… con escribir como me gusta y mantener este blog…  Hacerlo todo sin tener que pasar día y noche frente al ordenador.

También quiero pedir disculpas a todos los que me han enviado mensajes de correo electrónico, por FB,  por whats o por pensamiento… y que nunca recibieron una respuesta   -esto constantemente me está haciendo sentir cada vez peor-  Justo ahora… estoy aquí, sentada, tecleando y ni siquiera sé por dónde empezar.

Por favor, tengan paciencia conmigo.

Soy un desastre con las palabras… a veces…

 

550104_551931898156951_2129504439_n

CAPITULO II

 

CIELO ROSA

Abril y su don de la lluvia.

Abril y los árboles en flor.

Mi abril perfecto y rosa luchando contra un cielo oscuro.

Mi abril con su promesa incumplida de lluvia.

…Nunca entendí la primavera hasta que me mudé a esta ciudad. Pero estoy bastante segura  que si hay un significado de esta vida, tiene mucho que ver con los árboles…

Que cuando llega la primavera, las hojas vuelven.